Y hoy 5 de marzo...



  • ¿Has visto las noticias?
  • No veo TV nacional, cosas de principios.
  • ¿Tenés de eso?
  • Tampoco respondo eso. Cuestión de valores.
  • ¿Tienes valores?
  • Me reservo el comentario.
  • ¿Quién sos? ¿El representante de prensa del gobierno venezolano?¿ No podés dar una respuesta directa?
  • No me gusta polemizar sobre cosas que no atrapan mi atención.
  • Tu rango de atención solo abarca música, comics y películas. ¿La cotidianidad no te interesa?
  • Me interesa tanto como conocer las actividades sumerias en épocas de cultivo, o me interesa tan poco como el Jet-Set criollo. Lo que no controlo, o puedo manejar/manipular, mejor lo desecho
  • Ok. Entonces hablaré yo solo.
  • No es distinto a lo que andas haciendo.
  • No sé si pensar en Chavez como caudillo como lo claman sus seguidores, demagógo, como personalmente opino, visionario como opinan en CNN, o uno de los personajes más influyentes como creen los estadistas latinoamericanos.
  • Deberías conseguirte una vida.
  • La tenemos.
  • No me incluyas. Yo ando dormitando.
  • ¿Tú qué opinas?
  • ¿La verdad?
  • Si
  • Ok. No me gusta la política, ni gozo con el dolor ajeno, pero la Muerte de Chávez se sabía desde que encontraron ese ganado de contrabando en Bogotá, proveniente de Venezuela: Tenían que deshacerse de la carne para poder sacar a Chávez del congelador.
  • Eres un cínico.
  • Por conveniencia.
  • ¿Pensaste mucho esa respuesta?
  • Gran parte de la tarde. Ahora, déjame dormir.

  • Hoy no soy gente…
  • ¿Ahora ves lo valioso del sueño?
  • Siempre lo he visto. Pero como cualquier mortal, lo doy por sentado. ¿Hoy estás despierto?
  • Aparentemente. Las entregas son brutales. ¿Eso hacías, no?
  • Algo así, pero sí, son horrorosas. ¿Te acordás cuando estábamos en la Universidad?
  • A duras penas. ¿Con esa forma de matar neuronas?
  • ¿Durmiendo la última semana del semestre, casi de a dos horas diarias? Eso no era vida.
  • Nunca lo fue. Ni lo será.
  • Bueno. Denominemos eso “Los días del ayer”.
  • Porque fue ayer. Pendejete.
  • No me lo recordés.
  • No tengo que hacerlo. Vos mismo te pegás los latigazos.
  • Errores humanos. Hasta ahí quedaron los deseos de “divinización”personal.
  • No pues. Tan “salsita” que andamos.
  • Despierto sos un fastidio.
  • Bienvenido a mi mundo. Esto es “una cucharada de tu propia sopa”.
  • Veremos si mañana sigues en la misma tónica.
  • ¿Y es que crees que mañana será diferente? El sueño no se recupera fácil. Por eso lo cuido tanto.
  • Espero lo mejor. Digamos que soy un “optimista”.
  • Eso, mi querido amigo, es mierda. Eso no vino en el “código” familiar.
  • ¿El genético?
  • No gran huevón, el “Postal”.
  • ¡Huy! ¡Sarcasmo! tan raro viniendo de vos. Me siento afectado por el intercambio de papeles…
  • No puedo solazarme por ello. Aunque fuiste tú quien dormido babeó el portátil. Ni decir la descuadrada tan jodidamente brava al sistema operativo.
  • No le echés sal a las heridas, que ando rehaciendo el daño durante toda la tarde.
  • ¿Qué aprendimos?
  • Que en el papel del fastidioso, debo quedarme yo. Y que dormido, tú.
  • ¿Eso no te recuerda a ninguna película?
  • No lo creo. ¿Has fabricado jabones recientemente?
  • A duras penas manejo la cocina tradicional, ahora para hacer jabones.
  • No. Entonces no me recuerda a ninguna cinta.
  • Ok. Entonces queda fuera de la mesa la propuesta de darnos en la cara hasta volarnos los dientes.
  • Déjale lo de las películas a los profesionales, “Tyler Durden”.
  • Así que SI te recordó una película.
  • Obvio. Aunque como ando, lo obvio dejó de serlo hace rato. Me siento como fuera de mí.
  • Ya habías hablado de “Matrix”, no seas redundante.
  • Si. El papel del chocante, lo hago mejor yo. Trata de dormir, que yo, trataré de hacer lo mismo.

Si tuvieramos el control...



  • ¿No has experimentado momentos tipo “Matrix” en estos días?
  • …¿Mmmm?
  • Si. ¿Eso que te “bajonea” y hace sentir que las cosas están predispuestas?
  • Aún no “conecto” cerebro. Es domingo y día lluvioso.
  • Solo sígueme la corriente…
  • Como si pudiera evitarlo… Ok. He sentido estar en “Deja Vu” desde siempre. Pero lo tomo con calma. Pudo ser la falta de Ritalina en la infancia, o haber visto mucha televisión.
  • Ok. ¿Eso te hace sentir diferente?
  • ¿Diferente cómo? ¿Especial? ¿Raro? ¿Mutante?
  • Hmm… Puede ser. Pero tocaría manejar muchas referencias y hablar de películas si nos vamos a meter con eso de las mutaciones.
  • Vos no me podés ver quieto con los ojos cerrados porque te da por iniciar conversación. ¿No te he dicho que eres de lo más molesto?
  • Eso pasa cuando uno no logra mantener el cerebro copado y ocupado.
  • ¿Ahora es mi culpa no pensar en cosas inútiles?  ¿O hacerlo en demasía?
  • La teoría del vaso medio lleno/medio vacío.
  • Pudrete.
  • Desde el momento en que nacimos.
  • Raven (Mystique) de los X-Men, First class dice: “Mutants & proud”. Entonces, no me molesta entrar en categoría de super héroe.
  • ¿Y si viviésemos en una Matriz como la de NEO?
  • Jajajaja Fijo, no hubiese sobrevivido en ese mundo. Si el usual deprime, una simulación no creo que fuese mejor. Además, no creo llegar al nivel de Neo. Ni siquiera al de Mouse, quien por cierto, muere casi a mitad de la película.
  • ¿Ese era el seudo adolescente del Nabucodonosor?
  • El mismo.
  • ¿Y si fueras un personaje de Watchmen?
  • Hmm… Rorsach. Soy de los que disfruta las cosas por las malas. Por eso me mantengo molesto contigo.
  • Es como molestarse con vos mismo y ya hubieras perdido los dientes. Sos malo peleando.
  • Porque lo es. Y no peleo tan mal. ¿Debería preocuparme por estas conversaciones?
  • Solo si las hicieras en voz alta.
  • Al demonio, seguiré durmiendo.

Ensuciando papel...

Viendo por ahí la red, encontré una imagen simpática por decir poco, de una caricatura de un hombre paseando un dinosaurio. Y como a veces quiero dibujar y no puedo (tal como hay quienes "cantan" y no lo hacen) quise hacer algo diferente hasta con "dizque" la intención de mejorar progresivamente. La imagen se llama "Ham and Heroin". Y el resto, es historia mía. Espero os guste.


Soñando en "Mareas Extrañas"...

  •   ¿Ya abriste los ojos?
  •   No me provoca. Tengo locha. Aunque técnicamente, carezco de los incentivos.
  •   ¿Qué tal si lo haces solo por dar ejemplo?
  •  Me queda la satisfacción que de mal ejemplo, si sirvo. ¿De modelo a seguir? Lo dudo. Aun sigo aprendiendo de mis errores. Creo. ¿Repetirlos cuenta?
  •   Lo dudo. Pero debe ser como despertar a un hombre cuando está borracho. En primera instancia, creerá que lo despiertan para seguir bebiendo. Es como el perro que se persigue la cola para morderla. Siclo vicioso.
  •   Entonces, has de cuenta que estoy borracho y déjame dormir. O si te animas, tú despiértate y hazme un desayuno. Algo pesadito para empezar el día.
  •   En momentos como este, me alegro que no sos un beodo molesto. Si fueras un borracho continuado, ya te abrían mandado a la mierda.
  •   Mierda es lo que va a volar si no me dejas en paz con el sueño que tengo pendiente. Además, soy “bebedor social”. Y ando acortando mi círculo de amigos. Entonces, ¡déjame en paz!
  •   ¿Si no te dejo tranquilo, me darás una de las 882 piezas de oro del pago de Cortéz, para que dejara la matanza y dejarme maldito para la eternidad?
  •   ¿Otra vez viendo Piratas del Caribe?
  •   Me gusta esa película. Las 4.
  •   Entonces, piérdete en “Mareas extrañas” y dejáme dormir, nacido por cesárea.
  •   Quieres decir “mal parido”.
  •   Tu lo dijiste, no yo. Fijo lo dijo primero tu mamá que yo. Sos un cansón gigante.
  •   ¿Calzón gigante?
  •   Y un sordo de lo peor.
  •   Un gordo en babor.
  •   Te lo juro, o me dejas tranquilo o te asfixio con la almohada.
  •   Tú le das un tono macabro a cualquier delirio.
  •   Eso es del diálogo de Tía Dhalma gran hijueputa, y vete de mi habitación.

¿Temor a la oscuridad tal vez?



-          ¿Dónde estamos?
-          ¿Qué me preguntas?
-          Que donde estamos.
-          Yo que sé. Abre los ojos.
-          Los tengo abiertos, pero no veo nada.
-          ¿seguro que los tienes abiertos?
-          ¿Si no me crees, porque no abres los tuyos?
-          Me da pereza. Pero es cierto. No hay nada. No veo nada. Mierda, que oscuro está todo. ¿Que hicimos anoche, para terminar en esta cueva?
-          No lo recuerdo. Estábamos en la casa viendo una película de vampiros, pero no de los maricas de Twilight. Una adaptación de una Nórdica. Creo que era “Let me in”. ¿Eso nos dejaría ciegos?
-          Con ese comentario, aparentemente nos dejó estúpidos. Aunque no sé qué tan jodidos debemos estar para que lo IN, sean los zombies y no los vampiros. Culpo a quien escribió la saga de vampiros homosexuales, brillantes y románticos.
-          Creo que es mejor culpar a la sociedad, que al escritor. Porque Bram Stoker hizo muy buen trabajo y nadie lo culpa por eso.
-          Sus vampiros no brillan, y eran trascendentales. Casi poseían una razón de ser. Los otros, no.
-          Nos salimos del tema. ¿Donde putas estamos y porqué tan oscuro?
-          ¡Yo qué coños voy a saber! Esperáte: ¿No bebimos licor adulterado, o sí?
-          Sopláme un ojo.
-          ¡Qué huevón sos! ¡No vemos ni mierda y me pides que te sople un ojo!
-          Sigue el sonido de mi voz.
-          Eso sonó a comentario de sirena de la literatura y luego,¡ JUAZ! Me muero.
-          ¡No seas imbécil! ¡Y tomate en serio esta oscuridad!
-          Está bien. Pensemos con cordura. Estamos muertos y nos andamos haciendo compañía.
-          No creo que a uno le permitan viajar por pares para hacer más llevadero el viaje al otro mundo.
-          ¿Tú que sabes? De pronto estábamos conduciendo y nos salimos del camino.
-          ¡IDIOTA! ¿Con carro de donde, si somos expertos andando en bus? ¡Pobretón venido a más!
-          Ok. Está de madrugada y hay un apagón en toda la ciudad.
-          Tiene sentido. ¿Tenés el celular a la mano? ¿Para que intentes averiguar la hora?
-          Cachos. Nada. Marica, ¿dormimos en el piso? No encuentro cobija o colchón. Ni decir de almohada.
-          ¡No me digas eso ome, que se me pone la piel de gallina!
-          ¡Las pelotas! ¿Dónde estás? ¡Yo con este susto, no me quedo!
-          Pues estoy al frente tuyo. Sigue mi voz.
-          ¡Claro hijo de puta! ¿¡Si lo digo yo, es mala idea, pero si sos vos, sigamos la corriente!?
-          Está bien. Intentemos mover las manos a la loca a ver si nos tocamos.
-          ¡Nada! Puro aire.
-          Tranquilicémonos. Pensemos con claridad. No hay luz, no hay muebles, ni hay eco. Menos ruido o probabilidades de animales y/o insectos alrededor. Y estamos solos, porque nadie más replica. A todas estas: ¿vos quien sos?
-          Mauro, y ¿vos?
-          Marica tan bobo. Mauro soy yo. ¿En serio, cuál es tu nombre?
-          ¡A jugar a la manga! Yo soy Mauro.
-          ¿Ah? La joda que nos parió. Mejor durmamos. Que si ambos somos "yo", no hay como responder por esta locura.